Saltar al contenido

7 consejos para blanquear la ropa amarillenta

Lino Blanco

Una prenda, una sábana o un mantel que sea más amarillo que blanco pierde instantáneamente todo su encanto y ya no tendrás ningún placer en usarlo. Tu blusa más bonita se está poniendo cada vez más amarilla y te entristece, ¡no te asustes! Gracias a algunos consejos, podrá restaurarlo en todo su esplendor y volver a usarlo con placer.

Percarbonato de sodio: un método que funciona

El percarbonato de sodio es un producto que se compone de carbonato de sodio y peróxido de hidrógeno. Se puede ofrecer en diferentes formas: sólido cristalino incoloro o en forma de polvo granular blanco. De cualquier manera, es un gran agente blanqueador que actúa sobre diversas suciedades orgánicas.

No tiene igual en la eliminación de todos los rastros amarillos y, además, evita que la ropa se vuelva gris. Es eficaz sin dejar de ser ecológico, elimina las manchas de transpiración, té, grasa o fruta. Para beneficiarte de sus propiedades, basta con poner una cucharada en el tambor de la lavadora. Encontrarás este producto en tiendas orgánicas, en droguerías o en Internet.

Limón: un excelente agente blanqueador

Las manchas amarillas en la ropa se tratan fácilmente con limón. La ventaja de este método es su bajo precio y la ausencia de riesgo ya que el producto es natural. Blanquea fácilmente ropa de casa, sábanas y manteles que hayan amarilleado. Comienza lavando las manchas de la tela con jabón y luego vierte dos cucharadas de jugo de limón. Deja que actúe durante al menos media hora.

Si a pesar de todo los rastros amarillos no han desaparecido por completo, repite la operación, dejándola actuar más tiempo y frotando de vez en cuando. También tienes la posibilidad de añadir sal para reforzar la acción del limón. Esta mezcla te ofrece la posibilidad de eliminar adicionalmente los restos de sudor y otras suciedades.

Bicarbonato de sodio: un buen agente blanqueador

Como ya sabes, el bicarbonato de sodio es fundamental en la casa, tiene tantas virtudes. Su acción limpiadora es la más apreciada. Elimina perfectamente la suciedad y las manchas amarillentas con mucha facilidad.

Simplemente añádelo a tu lavadora a razón de dos tazas en el tambor directamente. Luego pones tu ropa normalmente y comienzas el programa que deseas. Al ser un producto poco abrasivo, tu ropa blanca recupera todo su brillo.

Para lavarse las manos, agregue media taza de agua y remoje la ropa. Puedes aplicar un poco de producto directamente sobre la mancha si es necesario y frotar suavemente.

También puedes observar: