Saltar al contenido

¿Cómo usar jabón negro en casa?

El jabón negro es un producto natural que viene en forma líquida o en pasta. Es un limpiador que desengrasa y que te permite limpiar tus suelos, pero también herramientas de jardín y que además es insecticida. ¡Descubre cómo usarlo en la casa!

Jabón negro para limpiar suelos

Es un muy buen limpiador, porque desengrasa e higieniza perfectamente. Es adecuado para suelos laminados , parquet, cerámica, terracota y suelos de mármol. Solo tienes que poner dos cucharadas de jabón negro por cada cinco litros de agua.

Jabón negro para ventanas

Es un limpiador, abrillantador y desengrasante, además, permite dejar una película muy fina y grasosa que luego protege tus cristales de la polución, huellas y manchas.

Derrite 1 cucharadita de jabón negro en dos litros de agua muy caliente y limpia tus ventanas con esta mezcla. Impregna tu esponja y luego pasa un limpiador de goma, para retirar el agua con jabón.

Jabón negro para el horno

La chimenea y el horno se limpian fácilmente con jabón negro. El cristal de tu horno es más complicado de limpiar. El jabón negro es una buena alternativa. Simplemente coloca un poco de jabón, en una bola de periódico y frota el vidrio. Luego enjuaga con agua muy caliente.

Jabón negro para superficies de cocina grasosas

Desengrasa el fregadero, la campana, la vitrocerámica o la encimera.

Solo tienes que tomar una esponja húmeda con un poco de jabón negro. Para el horno, coloca el jabón negro directamente sobre las paredes, el horno aún debe estar tibio. Déjalo actuar durante la noche y luego enjuaga con agua tibia.

Jabón negro para lavar platos y sartenes

El jabón negro es perfecto para limpiar ollas y sartenes muy sucias. Solo tienes que poner dos o tres gotas en una esponja y frotar. Luego enjuaga con agua tibia.

Jabón negro para limpiar la plata y el latón

El jabón negro reemplaza ventajosamente los productos para limpiar la plata. Es necesario diluir 4 cucharadas de jabón negro líquido en un balde de agua caliente. Deja artículos de plata allí durante diez minutos. Sácalos, escúrrelos y sécalos con un paño limpio.

Para los cubiertos de plata , haz lo mismo, pero enjuágalos una vez que los saques. Si los cubiertos están realmente muy dañados, frótalos primero con una esponja abrasiva usada, impregnada con jabón negro.

Mira aquí abajo más apartados interesantes

5 razones para elegir bombillas LED

Las bombillas LED son un dispositivo de iluminación provisto de una tecnología específica. Por sus propias ventajas, ha ido sustituyendo paulatinamente a las bombillas incandescentes tradicionales, que ya no se…