Saltar al contenido

Los peligros del jardín para tu cachorro

Cachorro en el jardín

Tener un cachorro cuando vives en una casa es perfecto porque le permite a tu mascota disfrutar de un espacio lo suficientemente grande para jugar y moverse. Pero tu jardín puede ser un verdadero peligro para tu amigo de cuatro patas. Aquí tienes una breve guía para ayudarte a prepararte para la llegada de tu cachorro o asegurar tu jardín lo antes posible si ya ha llegado a tu casa.

Un jardín bien cercado

En primer lugar, debes comprobar que tu jardín está debidamente protegido. Para ello, revisa toda tu valla, no debe haber huecos por los que tu cachorro pueda meterse para escapar. También verifique si todos los artículos están bien sujetos al suelo para que su cachorro no pueda cavar debajo para pasar. Finalmente, debes asegurarte de que tu cerca sea lo suficientemente alta para evitar que tu cachorro la salte y explore los alrededores para satisfacer su curiosidad.

Cuidado con las plantas

El otro peligro para tu cachorro son tus plantas que embellecen tu jardín. Algunos son tóxicos para los animales. Para evitar que tu cachorro sufra intoxicaciones, problemas digestivos, irritaciones en la piel, recuerda eliminar todas las plantas que puedan resultar peligrosas . Elimine azaleas, begonias, lirio de los valles, tulipanes y dalias o niegue a su cachorro el acceso a estas plantas. Si a pesar de todo tu perro se ha tragado alguna planta tóxica, llévalo cuanto antes a su veterinario.

Pero ojo, porque si algunas plantas representan un peligro para tu cachorro, también es posible lo contrario. Es posible que tu cachorro quiera arrancarte tus hermosas flores. Para evitar que todo su trabajo de jardinería se reduzca a nada, use recintos para proteger sus plantas.

Desterrar productos químicos

Productos químicos peligrosos para perros

Otro peligro para tu cachorro: los productos químicos. Al igual que con las plantas, debes tener cuidado con las sustancias que utilizas en tu jardín porque pueden ser peligrosas para tu animal. Por lo tanto, evite los repelentes de ratas, repelentes de babosas, desinfectantes o herbicidas, ya que a menudo son tóxicos para los perros. Lo mismo ocurre con los productos a base de lejía. Una vez más, si su perro ha comido sin darse cuenta algo que no debería, comuníquese con su veterinario lo antes posible.

Guarda tus herramientas

Si está acostumbrado a la jardinería, asegúrese de no dejar ninguna herramienta de jardinería tirada en su jardín. De hecho, si su cachorro pisa un objeto puntiagudo o con una cuchilla muy afilada, corre el riesgo de sufrir lesiones graves. Guarda bien la manguera de tu jardín porque a tu cachorro le gustará masticarla. También preste atención a la cortadora de césped. Representa un riesgo real de lesión para tu cachorro. Nunca dejes un aparato eléctrico enchufado, ni siquiera durante unos minutos.

Protege tu piscina

Si tienes una piscina en tu jardín, debes taparla porque tu cachorro solo querrá meterse en ella y mojar sus patas, o incluso darse un baño. Y puede ser un peligro real si tu piscina es grande y tu cachorro no puede nadar. Recuerda tapar tu piscina (o cualquier otro punto de agua) cuando hayas terminado de usarla. Incluso si el agua es poco profunda, tu cachorro corre el riesgo de ahogarse en ella.

Eliminar parásitos

El jardín inevitablemente atrae insectos u otros animales. Entre abejas, sapos, serpientes, orugas, avispas o garrapatas, tu cachorro puede estar en riesgo. Tu cachorro puede ser envenenado por una oruga o un sapo, ser picado por una avispa o una abeja o incluso ser mordido por una serpiente. Si no puede evitarlo siempre, puede limitar los riesgos y, sobre todo, actuar en caso de problema. Tu veterinario será tu mejor aliado en este tipo de situaciones porque las consecuencias pueden ser muy graves. No dejes a tu cachorro solo en tu jardín porque también podría ser atacado por animales salvajes como tejones, ardillas o gatos. Vacuna a tu cachorro contra la rabia para evitar problemas si se encuentra con un zorro,

Entrena a tu cachorro

Finalmente, para que todo salga bien, debes educar a tu cachorro. Es importante enseñarle nada más llegar a tu casa a no comer plantas, cavar hoyos ni saltar vallas. Esto debería ser parte de la educación de tu cachorro. Debe estar acostumbrado a disfrutar de tu jardín sin que este espacio represente un peligro para él y para ti.

Otros artículos interesantes: