Saltar al contenido

Plantas de interior en invierno

Planta de interior de invierno

Las plantas que crecen en la casa no aprecian el período entre noviembre y marzo. La calefacción artificial, esencial para nuestro confort, molesta a las plantas porque reseca el aire o mantiene una temperatura demasiado alta. Falta la luz y las corrientes de aire frío son formidables…

Invierno, un período de inactividad para la mayoría de las plantas de interior

La mayoría de las plantas de interior entran en estado latente en algún momento de octubre. La ralentización del crecimiento está ligada a la reducción de la duración del día. Por lo tanto, debe seguir el ritmo biológico de las plantas, comenzando por detener la adición de fertilizantes. No es necesario estimular el desarrollo de las plantas, ya que están en reposo. Al mismo tiempo, reduzca la frecuencia y las dosis de riego.

La latencia natural de las especies tropicales está ligada a la estación seca, lo normal es respetar este comportamiento. El último punto importante se refiere a la temperatura ambiente. En una habitación bien calentada, las plantas tenderán a «olvidar» el período de inactividad. En las especies de follaje, las consecuencias son apenas visibles. Por otro lado, el incumplimiento del descanso vegetativo casi siempre impide la formación de botones florales. Esta es una de las principales causas de que las plantas de la casa no vuelvan a florecer. También hay mayor fragilidad y menor longevidad en plantas que no han observado reposo invernal.

Nuestro consejo: Obtendrá mejores resultados en habitaciones frescas que en habitaciones sobrecalentadas. Con 18°c durante el día y 15°c por la noche, la mayoría de las plantas de interior se comportan sin problemas. Tan pronto como aumenta la temperatura, debe aumentar la humedad del aire, este es el secreto del éxito.cuidado de las plantas de interior

© istock

Frescura esencial

Para una sensación de confort en la casa, necesitamos un promedio de 18-20°C. Esta temperatura también corresponde al bienestar de la gran mayoría de las plantas de interior durante el período de crecimiento.

En cambio, las que requieren una parada vegetativa muy marcada o las que proceden de regiones semi templadas, no se conforman con estas condiciones. Es el caso de los ciclamen, azaleas, cineraria, prímulas, hortensias, brezos, bulbos de maceta, etc., que son muy difíciles de mantener más de una semana en una habitación normal, ya que necesitan menos de 15°c (ideal 8 a 12°c).

Lo mismo ocurre con las especies denominadas “mediterráneas”: cítricos, buganvillas, ciertas palmeras, plumbago, mimosa, strelitzia, cycas, datura, pittosporum, granada, solanum, anisodontea, jazmín, etc., que soportan temperaturas cercanas a 0 °C en el suelo y disfrutar entre 5 y 10°C en macetas en invierno.

Lo mismo ocurre con los cactus, suculentas, pasiflora, tilo, nertera, manzana del amor, clivia, etc.

Todas estas plantas deben pasar el invierno en un invernadero frío o en una terraza, de lo contrario, su follaje se volverá amarillo y caerá prematuramente. Tenga en cuenta que casi todas las plantas toleran temperaturas mucho más bajas de lo que cabría esperar, con la única condición de tener una buena humedad ambiental, pero un sustrato muy seco.

Primavera en invierno

Los bulbos de flores que florecen en el jardín en primavera: tulipanes, narcisos, jacintos, azafranes, jacintos de uva, cebollas albarranas, lirios bulbosos, etc., pueden ser efímeros pero soberbios maceteros para alegrar nuestros interiores en invierno. Para ello se practica el cultivo forzado, es decir, que obliga a la planta a desarrollarse en un período diferente a su estación vegetativa natural. La dulzura ambiental de la casa es suficiente para que los bulbos crezcan.

Sin embargo, para que se produzca la floración, el bulbo debe pasar por un período de frío. Las denominadas bombillas “forzadas” o “preparadas” se han conservado en cámara frigorífica. La flor embrionaria que contienen ya está bien desarrollada. La mayoría de las veces, ofrecen un calibre muy grande, lo que te garantiza flores grandes. Coloque los bulbos en un sustrato arenoso o en grava. Mantenga el cultivo en la oscuridad hasta que aparezcan los tallos de las flores.

También puedes encontrar interesante: